ECOGRAFIA GINECOLÓGICA

Ginecología

La ecografía ginecológica realizada con ecógrafo en tiempo real, en sus dos modalidades: abdominal y vaginal, permite localizar estructuras ginecológicas, diferenciar tumoraciones de contenido sólido de las de contenido líquido, confirmar alteraciones morfológicas uteroanexiales o, entre otros, visualizar el contenido uterino en lesiones ocasionalmente silentes. En la ecografía abdominal, es imprescindible que la paciente tenga bien replecionada la vejiga. En la ecografía vaginal (transvaginal), no es necesaria la repleción vaginal. Suele utilizarse en el primer trimestre del embarazo, ya que permite una visualización mejor y más precoz de las estructuras embrionarias y fetales. También es muy útil para valorar el endometrio y los ovarios en el diagnóstico ginecológico. La ecografía ginecológica está indicada en: · Trastornos de la menstruación. · Hemorragias uterinas disfuncionales. · Dolores abdominopelvianos. · Estudios de esterilidad. · Patología endocrino-ginecológica. · Localización del D.I.U. y sus complicaciones. Para realizar una correcta ecografía ginecológica, es preferible realizarla en la primera fase del ciclo menstrual. La mujer se situará en decúbito dorsal y deberá tener la vejiga llena, de esta manera se usará la ventana vesical para una mejor visualización de la pelvis.


Twitter  Facebook  Google  LinkedIn  RSS